Home » 17ª Etapa. Fasgar – Igueña. 19 kmt.

mapa 16

Tenemos ante nosotros una etapa para disfrutar al máximo de ella. La iniciamos en Fasgar o Fasgare como también se le llama.

Nos situamos en la plaza encima del rio Gordo que discurre subterráneamente  en este punto, aquí tenemos un cartel informativo de esta etapa, la cual se nos quedará grabada para siempre, siendo una de las más bonitas de este recorrido del Viejo Camino de Santiago  que denominamos Ruta de la Montaña. En días lluviosos con el terreno y las piedras mojadas tened el máximo cuidado con los resbalones, para que el recuerdo que os quede no sea desagradable y una advertencia más con mucha lluvia o nieve es totalmente desaconsejable ya que puede ser peligroso.

En nuestro caminar por la sierra de Gistredo veremos en el recorrido torrentes, cascadas, fuentes, diversas flores raras, dependiendo de la época de paso, avellanos, servales, tejos, robles, abedules, acebos y mas difíciles de ver corzos, zorros, lobos y dicen que hasta osos y urogallos.

Hecha esta pequeña reseña de detalles y consejos iniciamos la marcha por una pista ancha y con buen firme, la cual se va empinando considerablemente, pero ánimo que solo son tres kilometros. de subida. Encontramos pasos de los llamados canadienses y a la izquierda la Fuente del Abedul, con tres caños y unos versos grabados, buena referencia para comprobar que llevamos la ruta correcta.

Enseguida llegamos a la cima del collado, situado a 1641 metros.  de  altura. La visión es fantástica, halla abajo el gran Campo de Santiago circundado de altas montañas, que rondan los dos mil metros, destacando el pico Tombaron  con  2102  metros.

Iniciamos una fuerte bajada siguiendo el ancho camino que en ocasiones presenta el suelo muy pedregoso.

Se llega a la ermita  tras haber andado 3,112 Km., situada a 1487 mts. de altitud, y amigos: esto es lo que escribió  Pepe Brotons de Alcoy que hizo el recorrido de la Ruta de la Montaña con dos compañeros. No voy a describir lo que cada uno sentimos cuando nos detuvimos en la Ermita de Santiago, rodeados por un circo montañoso que te abruma y que te empequeñece, creo que es mejor vivirlo.

En el S. X en esta gran campa se dirimió una gran batalla entre las tropas de Ramiro II de León y las huestes de Almanzor, comandadas por Martin Moro. Aunque los sarracenos eran mas numerosos fue ganada la batalla por los cristianos, con la ayuda de Santiago a lomos de su blanco corcel, siendo construida en su honor la ermita anterior a esta.

                                                       CAMPO DE SANTIAGO

             1.- Fuiste un campo tinto en sangre                     2.- Mudo testigo es tu ermita

                  Nacido de la historia                                                Desde los siglos pasados

                  O  tal vez de una leyenda                                         Y aunque no estés en los libros

                  Pero siempre venerado.                                           Por un Papa recordado.

           3.-  Venían los peregrinos                                           4.-Hasta que llegó un día

                 Por el Camino Olvidado                                            Que a ti también te olvidaron

                  Siendo cientos, quizás miles                                    En favor de otros caminos

                  Los que por aquí pasaron.                                       Pero estas  recuperado

                                               5.- Y pasaran los peregrinos

                                                     Caminando hacia Santiago

                                                     Para abrazar al Apóstol

                                                    Que ayudo aquí a los cristianos.

                                                                      ADOLFO DIEGO DE MIGUEL.

Historia o leyenda da igual, pero actualmente en este lugar lo que siente el peregrino es  alegría y una inmensa sensación de paz. Continuamos el camino por la izquierda en dirección a un paso estrecho, con cuidado cruzamos algunos meandros, los cuales forman el rio Boeza, y que dependiendo de la fecha, igual nos ofrecen alguna dificultad.

Se inicia el descenso por una angosta cañada, son seis kilómetros, teniendo  al principio el rio en la parte derecha. Enseguida una señal indica el Corral de las Yeguas, desde donde se ve al otro lado del rio una cabaña y en la parte nuestra las ruinas de lo que fue el hospital de  peregrinos: Villa Armenia. Pasamos el pequeño bosque del Paleiro formado por tejos y acebos,  y seguimos bajando, de frente un rustico puente de troncos, tenemos que cruzarlo, le llaman el Pontón de Salgueiron, y mas abajo otro que también cruzaremos, a este le denominan de las Palombas.

Pasamos la fuente de Oscar y seguimos el descenso, dependiendo de la época los torrentes y las cascadas producen un ruido ensordecedor, el cual nos acompañara en el descenso, también nos acompañara la frondosidad del bosque, la cual a veces nos cubre totalmente, caminando como por un túnel.

Casi al final la fuente de San Juliano, que dicen posee la mejor agua de la zona, y de repente en nuestra vista las primeras casas de Colinas del Campo Martin Moro Toledano, el cual tiene el privilegio de ser el pueblo de España con el nombre más largo, que también le viene de la leyenda, dicen que las tropas agarenas como antes dijimos, estaban bajo las ordenes de Martín Moro, natural de Toledo.

Colinas es un Conjunto Histórico declarado por la Unesco de Interés Cultural y bien merece la pena recorrer con tranquilidad sus calles empedradas para disfrutar de su rico patrimonio arquitectónico, visible en cada uno de sus rincones.

Aquí tenemos bares, tiendas y también lugares para dormir si así lo deseamos.

Cruzamos el puente romano sobre el rio Boeza y Salimos de Colinas hacia Igueña por el único sitio posible, pasando por debajo de un arco que parece la puerta de salida de esta población. Este arco forma parte de la ermita de Santa Dorotea cuya festividad se celebra el seis de febrero.

Al poco de reiniciar la marcha, pasada la ultima casa, por la derecha tomaremos una ancha pista, la cual tenemos que seguir quedando el rio repetimos, a nuestra derecha. El camino es ancho y de buen firme además de muy agradable por que discurre por una zona donde el agua es protagonista, dada la cantidad de arroyos y torrenteras que cruzaremos en nuestro caminar, siendo la vegetación exuberante, tenemos que cruzar un puente  y unos metros mas adelante un cruce donde seguiremos por el camino de la izquierda por el cual después de pasar otro puente salimos a la carretera siguiéndola hasta Igueña, pasamos por delante del Ayuntamiento y fin de etapa, con la sensación en nuestra mente de tenerla abrumada de tantas bellezas naturales vistas en el día y que no olvidaremos fácilmente. Aquí tenemos toda clase de servicios, incluso playa fluvial si es el tiempo de disfrutarla y nos apetece.

 Para comer y dormir:

                                                                                    Colinas del Campo Martin Moro

CasaRuralTrallera                             987693254                              676415797

CasaRuralLaCorte                             987530094                              659712225

CasaRuralLaGortina   987693254   676415797                                                                                                                                                                                                 Igueña

Albergue de peregrinos  987519507 (en horario de 8 a 15 horas.)

Casa Rural Begoña           987 553 288  –     666 662 750

Para comer,

Bar Anibal 634589709

RESTAURANTE LA PLAYA CALLE EL FONTANON S/N
TEL 987519517  –  629 25 11 82
636 96 80 47

Los ciclistas pueden seguir el mismo recorrido, pero de Fasgar hacia arriba con un esfuerzo considerable, y el descenso quizás peligroso, por lo cual conviene que se informen.

 

Comments & Responses

One Response so far.

  1. La razón de utilizar los peregrinos este antiguo camino es que ya los romanos lo construyeron y en época medieval fue utilizado hasta que se volvió seguro el paso por Astorga y Foncebadón para pasar al Bierzo. ¿Y porqué hacer un calzada los romanos en semejante valle? Pues por el oro. Encontraron oro subiendo a los picos del Arco del Agua y escavaron la montaña con el mismo sistema que en Las Médulas. Para mandar el oro a Roma solo tenían que pasar a Fasgar y bajar por el valle de Omaña y seguir por el camino que habéis recorrido. El oro astur fue la razón de ésta y otras rutas.

Deja un comentario