Home » 4ª- Etapa: Espinosa de los Monteros a Pedrosa de Valdeporres – 31 Kmt.

mapa 4

Antes de abandonar Espinosa, si no lo hicimos ayer podemos ver siguiendo las flechas varias casas torre blasonadas, el palacio de Chiloheches, la plaza porticada de Sancho García, la iglesia de Santa Cecilia de Estilo Renacentista del S. XVI, cuya bóveda es una gran vieira, premonición del paso de peregrinos, el Ayuntamiento, también con su pórtico y ya en la salida la ermita de San Nicolás y el palacio de los marqueses de Velasco (varios de sus componentes fueron de la Orden de Santiago). El edificio tiene adosada una capilla dedicada al Apóstol Santiago, cuya estatua con traje de peregrino se encuentra en una hornacina en la fachada principal y aparte, su cruz . Siguiendo por el lateral derecho del palacio llegamos al río Trueba de aguas cristalinas, que en verano sirven para darse un baño en la piscina natural que vemos antes de llegar a un puente moderno, el cual tenemos que cruzar para subir por unas escaleras de construcción rústica. Llegados a un cercado con cierre de madera a nuestra izquierda, se encuentra el castillo de los Velasco, una imponente torre del siglo XIV en estado de ruina, aunque las paredes y almenas no lo parecen. En esta zona existen otras señales de senderismo, además de nuestra flecha amarilla, estad atentos ya que conducen a destinos diferentes.

 Un camino asfaltado nos llevará hasta Santa Olalla, su iglesia, según los entendidos es de estilo Ramirense – Asturiano. Un detalle mas en favor de la vinculación de estas zonas con Asturias, reliquias y peregrinos, está dedicada a Santa Eulalia, en la sacristía y grabado en piedra tiene la siguiente leyenda: Era 1160 fue consagrada esta iglesia de Santa Eulalia el señalado día de los idus de marzo, Gonzalo presbítero y peregrino hizo que la consagrara Miguel Obispo de Tarazona. La era 1160 corresponde al año 1122. No sabemos qué hacía el citado obispo tan lejos de su diócesis, pero nos lo imaginamos y más estando con un peregrino.

Una pequeña bajada en dirección a la vía y después a la derecha siguiendo por camino empedrado que nos conduce a Para, su patrón es S. Marcial, el siguiente pueblo Redondo donde se encuentra un apeadero del tren de la Robla, pasaremos junto a la iglesia de San Cristobal, donde se venera a Santiago Apóstol, su imagen, es policromada. Nos adentramos en un bosque de robles sin pérdida posible, pasamos varios arroyos y una barrera, si está cerrada la dejaremos así. Esta pista por la que pueden ir coches se termina en una casa, nosotros seguiremos el sendero por la parte de abajo. Está empedrado y nos conducirá al Rebollar. Este pequeño pueblo tiene una interesante iglesia dedicada a Ntra. Sra. de Rebollar, cuenta con dos portadas, una es románica y la otra gótica, siglos atrás perteneció a la Orden Hospitalaria de los Caballeros de Jerusalen, en el interior tenemos otra imagen de Santiago Peregrino. Seguimos nuestra marcha y nos acercamos a  Quintanilla del Rebollar, lo primero que vemos al llegar al pueblo es el palacio Prado Mayor, esta blasonado y convertido en, Casa Rural, mas adelante, la fuente, lavadero, abrevadero, construcción del siglo XIX, que sería la envidia de muchos pueblos por el agua que desperdicia. Su iglesia  está bajo la advocación de San Clemente, papa y mártir, y en las antiguas escuelas está situado el Centro de Interpretación del Espacio Natural de Ojo Güareña, pasamos a su vera y cruzamos el aparcamiento junto al tronco seco de un gran roble y por una pista nos introducimos en un robledal, a la izquierda tenemos una vieja casa, tenemos que pasar junto a ella y seguir la Senda del Valle, por la que se llega a una pasarela de madera, la cual no tenemos que cruzar, pasamos junto a ella y seguimos la senda.

Aquí tenemos que estar atentos a las flechas ya que el sendero hace muchos zig zag para pasar pequeños arroyos, los cuales se cruzan por pequeños puentes rústicos, si en algún momento nos hemos despistado o algún arroyo nos ofrece dificultades no tenemos más que bajar hacia la izquierda y atravesando la vía saldremos a la carretera para seguirla hacia la derecha. Pero sigamos por el monte y después de pasar varias vaguadas, cada una con su arroyo, llegamos a otro de mayor caudal, el cual en este caso le pasaremos por troncos de madera o por las piedras, despues tenemos que subir una pequeña cuesta para cruzar la vía y seguidamente la carretera. Hemos llegado a Quisicedo. A la entrada del pueblo, si miramos a la derecha vemos debajo del puente de la carretera una replica de la Cruz de la Victoria, como la de Cangas de Onis, recordad que esto antaño fue Asturias, pasamos junto a un viejo humilladero que dejamos a la derecha y seguiremos por un camino de piedra encachada, cruzando otra vez la carretera y subiendo unas escaleras llegamos a la iglesia de Estilo Románico presidida por, Santiago que es el patrón de este pueblo, esta representado en figura ecuestre. Por una puerta metálica salimos a la plaza del pueblo y si está cerrada tendremos que bajar otra vez las escaleras y subir por el exterior.

 También tiene este pueblo una esbelta torre medieval, “una mas, de los Velasco”, y varias fuentes de bonita y antigua construcción que surten de agua a sus vecinos. Aquí encontraremos servicio de bar el cual dejaremos a nuestra derecha al continuar nuestra ruta para salir del pueblo , pasaremos junto a un castaño centenario para adentrarnos en otro bosque de robles. Siguiendo una pista llegaremos a Villabascones entrando por la Calle del Medio, su iglesia la preside San Esteban, y cuenta también con una ermita dedicada San Roque.  En la salida del pueblo otra barrera y otra pista con un cartel que nos recuerda que caminamos por la Senda del Valle. Por ella y entre robles llegaremos a un alto donde un cartel nos indica en la parte izquierda sepulturas antropomorfas, es la Necropolis de San Felix, están a unos doscientos metros, descubiertas existen varias, están esculpidas en la piedra, las hay de varios tamaños, según los entendidos pudieron ser de vascones y cántabros, asentados en estas tierras a partir de la repoblación efectuada por Alfonso I de Asturias en el siglo VIII. Si no queremos bajar a la necropolis, simplemente seguiremos la pista.

Desde la Necropolis de San Félix y sin salir otra vez a la pista a unos doscientos metros se encuentra el Museo de Sotoscueva, abierto en verano del 16 de junio al 30 de septiembre, coincidiendo con el horario de la Cueva-Ermita de San Bernabé (Cuevas de Ojo Guareña).

Después de esta obligada  visita y sacar las correspondientes fotos continuaremos nuestro caminar  por la pasarela que salva las vías y saldremos a la carretera, y siguiendo la acera llegaremos a Quintanilla de Sotoscueva, hay  un Bar-Restaurante llamado Maygo . El siguiente pueblo es Vallejo de Sotoscueva hay también otro Bar-Restaurante Ojo Guareña (947138707), la casa rural que tienen ya indicada, y la estación del ferrocarril de La Robla, llamada Sotoscueva, después cruzamos la vía y salimos a la carretera. El camino de frente conduce al conjunto kárstico de Ojo de Güareña o cueva de San Bernabé, desde aquí tenemos 2,700 metros,  quizás  sea la más importante de España., ya que comprende unos cien kilómetros de galerías  ya explorados, que incluso contienen pinturas rupestres y restos prehistóricos, también fue utilizado como eremitorio rupestre, dedicado a San Tirso y San Bernabé, que por lo visto fue quien vivió aqui y del que existen varias leyendas , merece la pena si nos lo podemos permitir hacer una visita a este monumento natural. Podemos consultar en la zona, hacer la observación previa en Internet o informarnos al pasar por Quintanilla del Rebollar  en  el centro de interpretación de Ojo de Guareña.

 Siguiendo la acera hacia la derecha a un Km. está Entrambosríos, pasando junto a su iglesia de San Vicente, dejándola a la izquierda, más adelante una bonita fuente y un arroyo que cruza el pueblo y que nosotros pasaremos a la otra orilla. (Aquí, no se porque interés han pintado por la izquierda otras flechas, de momento os recomendamos no seguirlas, hasta que este aclarado y recordad que a nosotros no nos mueve ningún interés) Subiendo hasta la carretera, y la cruzamos. Nos adentramos en el monte dejando una casa a la izquierda, de frente tenemos una barrera y señales de ganado, la dejaremos como la encontramos e iniciamos el camino del Collado por la ladera derecha de la vaguada, a unos 600 metros. Encontramos un curioso pequeño refugio y unas inscripciones en una piedra en el suelo, luego más arriba un depósito de agua y restos de una construcción de piedra de sillería. Ya estamos llegando al alto de la Varga, vemos a la derecha en lo alto de la cima una torre de vigilancia de incendios y a nuestra izquierda una gran cruz.

Después de un descanso y la correspondiente foto, empezamos el descenso pasando junto a un viejo refugio de montaña. Esta bajada se llama “Camino de San Román “. Al lado del refugio vemos las piedras de una gran calzada, la cual va descendiendo con suaves pendientes y curvas muy amplias, hasta de siete metros de ancho. Esta calzada después de varios estudios no existe una clara opinión si procede de la época romana o posterior. Lo cierto es que llega hasta el río donde existen restos de un puente, después sube por la ladera de enfrente, que lleva la dirección de Corconte y aquí precisamente cuando baja el nivel de las aguas del pantano se ven restos de un asentamiento romano, ya que han encontrado restos que eso confirman. A partir de este punto está clara la dirección hacia Juliobriga. De todas formas como este tramo de la calzada esta muy sucio de brezos y argomas “Confiemos que algún día nos hagan caso y la limpien” quizás sea mas aconsejable bajar por la pista que discurre por la parte izquierda.

Pero nos hemos ido un poco lejos nosotros al llegar abajo cerca de la pista forestal. Saldremos a ella continuándola hasta llegar al río Engaña y un área de descanso, ya se ven los restos de lo que fue el malogrado proyecto ferrocarril del Santander Mediterráneo. Pasando junto a restos de casas e incluso de la que fue la capilla escuela de la Engaña, tomaremos la vía verde recientemente acondicionada, siguiendo las antiguas vías. Por aquí, después de pasar junto a una cantera, abandonamos la vía por la derecha al ver un puente tipo medieval de frente, el cual cruzaremos por arriba, entrando al pueblo de Las Rozas, cuya iglesia está abandonada. Vemos a la derecha la ermita de la Ribera, semitapada  por los árboles, un poco más adelante cruzaremos el río y la vía para llegar a San Martín de Porres, con iglesia a él dedicada, también posee una casa torre, otra vez de los Velasco, seguiremos por la derecha de las vías para llegar a Pedrosa de Valdeporres, al que entraremos pasando junto a la estación de La Robla, en este pueblo encontraremos todo tipo de servicios.

Los ciclistas seguirán el mismo recorrido salvo de Quintanilla del Rebollar a Quisicedo y de Entrambosríos a Pedrosa que irán por la carretera. Los valientes que estén bien de fuerzas pueden ciclar también el segundo tramo, tomando hacia la derecha una pista justo en el alto de La Varga, es después de pasar el pueblo de La Parte de Sotoscueva. El paisaje merece la pena, pero pensad que después de la subida por la carretera os queda otro tanto por la pista, aunque perdida no tenéis.

Para comer y dormir:
Control de reservas de turismo rural 947 130 140

Casa rural Goiko  Quisicedo 605369416  654263795
Casa rural La Serna Pedrosa 947 138 189
Centro de turismo rural La Engaña Pedrosa 947 138 073
Centro de turismo rural Ojo Güareña Vallejo 947 138 770

Albergue de peregrinos, Santelices    667431726  Nerea y Chuchi

Comments & Responses

Deja un comentario