Un paso seguro a Santiago

Castillo de CornatelFue escogida por los peregrinos como una alternativa más serena para evadir el Cebreiro en los meses de peor climatología. Parte de Ponferrada y llega hasta Puente, pasando por Priaranza y Borrenes, y no deja de lado ni Las Médulas ni el omnipresente Castillo de Cornatel. Después se adentra en Valdeorras y atraviesa las cuatro provincias gallegas, pasando por la Ribera Sacra.

Olvidado durante décadas, el Camino de Invierno reverdece como una alternativa más que cierta para llegar a Santiago de Compostela. Los esfuerzos realizados por colectivos como la Asociación Camiños a Santiago pola Ribeira Sacra y por los propios ayuntamientos por los que, en el caso del Bierzo, atraviesa esta ruta alternativa al Camino Francés, han conseguido hacer de un itinerario que la historia había relegado a la nada, una realidad por la que anualmente se decantan cada vez más peregrinos. Lo único que resta, al menos en el Bierzo, es acondicionar infraestructuras necesarias para albergar a quienes eligen este trayecto. En Villavieja (Priaranza) el Ayuntamiento continúa trabajando para dar forma a un albergue.

El Bierzo no es más que el origen de un recorrido de más de 200 kilómetros que atraviesa las cuatro provincias gallegas, región a la que entra por la comarca de Valdeorras. Ponferrada es el punto de partida y Puente de Domingo Flórez la puerta de salida del Camino de Invierno hacia Galicia, dejando atrás enclaves bercianos tan destacados como el Castillo de Cornatel, que desde las alturas contempla impertérrito el paso de los caminantes; o Las Médulas, el archi conocido paraje Patrimonio de la Humanidad que explotaron los romanos en busca del deseado oro y que hoy es la imagen que identifica a la comarca en todo el mundo. Una instantánea muy vista que, no obstante, una minoría es capaz de enmarcar en el tránsito del peregrinaje a la tumba del Apóstol.

Leer mas